Marat-sade de peter weiss en la muestra final de la escuela de teatro

Los alumnos del último año de las Tecnicaturas en Teatro (turno tarde), Escenografía, Iluminación, Vestuario y Maquillaje suben a escena bajo la dirección de Alicia Durán.

 

 

La tragicomedia en dos actos “Persecución y muerte de Jean Paul Marat representada por el grupo escénico del hospital de Charenton bajo la dirección del señor Sade”, conocida mundialmente como MaratSade, es considerada pionera del teatro de vanguardia y ha tenido múltiples interpretaciones.

 

La obra se sitúa en 1808, en el manicomio- prisión de Charenton donde el marqués de  Sade pasó los últimos años de su vida. Allí se dedicó a dirigir obras de teatro que interpretaban los enfermos del hospital y que llegaron a tener tanta fama que fueron entretenimiento de los parisinos de la época. Marat fue asesinado en 1793 por una aristócrata girondina, Charlotte Corday. El político de la revolución, fue un duro opositor del partido de los girondinos a los que llamaba enemigos de la República. A partir de estos dos hechos históricos Peter Weiss crea su obra imaginando un drama dirigido por Sade en el que se representan los últimos días de Marat.

 

Marat-Sade es una compleja obra de teatro dentro del teatro cuya trama se basa en las tres visitas que Charlotte Corday hizo a la casa de Marat, en la última de las cuales logra su propósito de asesinarlo. La representación es interrumpida por los ataques de los locos o por el director del hospital que llama la atención de Sade con la pretensión de ejercer la censura sobre el texto. Los actores encarnan un doble papel. Por un lado son enfermos en un hospital psiquiátrico y por otro son los actores que interpretan su papel en la función que Sade dirige en la sala de baños del manicomio. Marat está representado por un paranoico (en este caso una actriz) y Charlotte Corday por una joven que padece la enfermedad del sueño.

 

La línea del tiempo se traspasa en ocasiones por los diálogos que el marqués de Sade entabla con Jean Paul Marat sobre la revolución. El artificio es tal que lo real se vuelve imaginario y lo imaginario real.

El acierto de la dirección está en desplazar el foco de la obra de las discusiones entre esas dos visiones contrapuestas, para dar protagonismo a los locos que se hacen cargo de sus acciones y sus reclamos. Si bien el contrapunto entre Sade y Marat – individualismo versus socialismo- está plasmado en varias escenas son los internos del hospicio quienes exponen sus cuerpos dolientes, sus palabras furiosas y cargadas de ironía. Se entregan al juego y logran hacerse visibles para desafiar al director del manicomio, al público, a Marat. Cuestionan y provocan, alentados por Sade. La locura y la razón emergen como dos estados inseparables de lo humano.

El trabajo conjunto de las áreas de escenografía, vestuario y maquillaje es otro elemento clave para el desarrollo de la obra. El hecho de transitar el proceso creativo en paralelo a la labor de vestuaristas y maquilladores da seguridad a la hora de mostrar el resultado final a los espectadores. El dispositivo escenográfico refuerza la idea de encierro a la vez que facilita el desplazamiento de los personajes.

En esa conjunción se fortalece el trabajo de los actores y la puesta en escena.

 

 

Ficha técnica:

Escenografía-Iluminación-Vestuario: Alejandra Fernández, Ana Clara Hochnadel, Ivana Kociancich.

Maquillaje: Antonela Maschio Banegas, María de los Ángeles Santillán.

Elenco: Sebastián Chávez Acevedo, Juliana Colli, Melina Staudt, Martín Figueroa, Emelina Barreiro, Aldana Verga, María Paula Iglesias, Tomás Gogoux, Abril Delaloye, M. Florencia Canosa, Agustina Paschetta, Mariela Lobito, LautaroGalmes.

Dirección y puesta en escena: Alicia Durán.

Próximas funciones: 5 y 13 de noviembre, 20.00 horas.

Escuela de Teatro, calle 51 N° 419.

Por Rosana Aguila

Click here

Related posts

X