Emilio Salgari

Emilio Salgari fue un escritor y periodista italiano que muchos hemos tenido la suerte de leer. Trabajaba de sol a sol y sus novelas eran leídas por toda Europa, incluso por la Realeza, pero extrañamente vivía en la miseria. Por contrato, a su primer editor le entregaba tres novelas anuales a un escasísimo jornal que no le alcanzaba para darle de comer a su mujer y a sus niños.

Como novelista inventó a Sandokan, vendió 120,000 copias de golpe y también inventó a Emilio Di Roccabruna, más conocido como Il Corsaro Nero. Su fama fue creciendo por todo el mundo pero seguía pobre, sus amigos le aconsejaron cambiar de casa de Editores y se asoció con Bemporad, pero lo estafaron nuevamente y sus deudas se agudizaron. Encima, su mujer estaba internada en un loquero y Salgari era madre y padre de sus 4 niños, cumpliendo a la vez con las entregas del trabajo.

Sin saber más qué hacer, consiguió otro laburo en un periódico, pero el celoso y resentido periodista Giuseppe Biasioli lo insultó y lo retó a duelo, entonces Salgari se calentó y lo cagó a espadazos, y lo metieron preso.

Luego de un tiempo en la prisión, vuelve y sigue viviendo, escribiendo y cuidando a su mujer y a sus niños en la miseria hasta que un día se le hirvieron las venas en serio. El italiano se subió a una colina con una espada de acero y se suicidó como un Samurai: se abrió el vientre destripándose poniendo el grito en el cielo.

A sus hijos les dejó una herencia total de 150 Liras. A sus editores esta carta:

“A ustedes Editores, que se han enriquecido con mi piel, manteniéndome a mí y a mi familia en una continua semimiseria o aún peor, sólo les pido que en compensación por las ganancias que les he proporcionado, se ocupen de los gastos de mis funerales. Los saludo rompiendo la pluma“.

Emilio Salgari

Por Javier Maldonado

Click here Click here

Related posts

X