El club de mi barrio cumple 47 años

En la localidad de Lisandro Olmos se localiza el Centro de Fomento El centinela, lugar de encuentro barrial para los vecinos de la zona.

El Centro de Fomento El centinela se halla en el ombligo del  El Centinela, uno de los 18 barrios que conforman Lisandro Olmos. Apenas unos seis años después de su fundación del barrio , el 9 de julio de 1969, ante la inquietud de un par de vecinos, comienza a funcionar en  la casa de uno de ellos  esta institución que se ha convertido en una referencia barrial para la zona, según explicó su presidente desde el 2015 Federico Asef.

 

El barrio “El Centinela” se fundó en el año 1963 en el suroeste de la ciudad de La Plata, delimitado por las calles 42 a 52 y 164 a 173. La zona comenzó a emerger en las décadas del 50 y 60 del siglo pasado. Respecto a su nombre hay varias especulaciones sobre su origen. Por un lado se habla de una torre de vigilancia que permitía a un centinela mirar desde las alturas la enorme quinta sobre la que se asienta gran parte del barrio. Se habla también de la fuerte presencia de teros, pájaros que suelen “avisar” ante la presencia de extraños y por último se menciona la presencia de varios penitenciarios entre los primeros vecinos del barrio.

En el año 1969 comenzó a funcionar la institución civil que realizaba sus actividades en el fondo de la casa de uno de los vecinos. Luego, en 1971, recibieron la donación de un lote situado en la calle 171 entre 46 y 47 por parte de otro habitante llamado Carlos Roca . Los años siguientes fueron de esfuerzo, trabajo y voluntad para levantar los cimientos del club. En ese entonces se organizaron carnavales alrededor de la Plaza Manuel de Rosas  donde  El centro de Fomento participaba con una Comparsa llamada “Arcos Iris” compuesta por 20 redoblantes y 40 zurdos, alrededor de 100 integrantes, todos vecinos y vecinas. Lo recaudado en estos eventos se destinaba entre otras cosas para la terminación del edificio. En el año 1985 se logró colocar el tinglado del lugar.

“La comparsa era increíble, hasta llegamos a tener trajes con plumas, los corsos eran muy convocantes, un día  tuvimos la presentación de la comparsa de La Loma”.

Asi lo recuerda Quique Lauhlé, prosecretario de la comisión 1984/ 1985- 1996 y 1997, quien además es hijo de uno de los socios y miembros fundacionales del club.

 

A fines de los años ochenta se inauguró la sede definitiva del club, con un escudo blanco y celeste luminoso colgado en su fachada. El trabajo de tantos años se vió materializado en  un amplio galpón de techo parabólico de 10 por 25 metros, con baños de damas y caballeros, un pequeño escenario a la italiana, cocina y parrilla. Por aquel entonces el club se denominaba,  Centro de Fomento y Deportivo El centinela, y contaba con un equipo de futbol que competía con otros clubes de barrio  llevando los colores blanco y celeste  en su camiseta.

 

Actualmente el Centro de Fomento posee una fachada imponente, llamativa por los colores y  por las figuras representadas. El mural es una obra de arte realizada por un muralista platense, llamado Lumpenbola, quien junto con la gente del club, pintaron el frente en mayo del 2015 . La figura representada es una mujer de rasgos indígenas con un bebe en sus manos, acompañada de cultivos y la bandera argentina.

IMG_0232

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El mural es uno de las pocas expresiones artísticas de ese tipo que se encuentran en todo Olmos.  “Es más interesante que estas cosas sucedan en los barrios, que en el casco porque los barrios no tienen el mismo acceso a la cultura…” , dijo al respecto al mural  Lumpenbola.

Un lugar de encuentro

El Centro de Fomento es un lugar de encuentro para los vecinos.Allí algunos cumplen sus sueños como terminar la secundaria. La edad y las complicaciones diarias no son motivos para no poder ir a clase. El lugar contiene y apoya a sus estudiantes, quienes asisten a clase con sus hijos, en algunos casos muy pequeños. Esta posibilidad de inclusión la ofrece “el club” como los vecinos del lugar gustan llamar al Centro de Fomento.

Isabel  tiene 54 años, nació en Nogoya en un pequeño pueblo de la provincia de Entre Ríos. Desde muy pequeña vive a tan solo tres cuadras del club en el Centinela. Abandonó  el secundario cuando era muy joven. En ese momento estaba  embarazada de su primer  hijo. Luego vinieron seis más con lo cual le fue imposible retomar los estudios.  El año pasado vio los carteles en el centro de Fomento que decían “Quiero Estudiar” y, gracias al apoyo de su familia, se anotó y hoy se encuentra cursando el segundo año del  Fines (Plan de Finalización de estudios secundarios) El caso de Isabel es uno de los tantos que se reiteran en el lugar. Son historias similares, atravesadas por la lucha y las ganas de superarse.

Click here

 

El centro de Fomento El Centinela técnicamente es una asociación civil sin fines de lucro, organizada a través de una comisión directiva. Entre sus objetivos fundamentales esta brindar servicios a sus asociados y a la comunidad en general.  Se han volcado la mayoría de las iniciativas de los vecinos. Desde en algún momento haber tenido una murga o desde equipos de futbol infantiles que competían contra equipos de  otros barrios. Actualmente se desarrollan talleres de apoyo escolar, Taller de crochet, hay un espacio de recreación para chicos con una biblioteca que está en proceso de construcción  y juegos, el Plan Fines y Cursos de oficios.

 

El Presidente del club

Federico Asef, Licenciado en Comunicación Social, de 39 años es el actual presidente del club. Años anteriores estuvo en el rol de tesorero y desde la última asamblea realizada en el 2015 fue elegido presidente, su cargo es por dos años.

“En estos momentos desde la asamblea del 2015 soy presidente del centro de fomento tengo mandato por dos años, estoy acompañado por una comisión directiva. Dentro mis funciones como presidente es presidir las reuniones de comisión directiva, en esas reuniones se deciden las actividades o cuestiones de modificaciones edilicias”, explica.

Dentro de los proyectos inmediatos que tiene el club, Federico cuenta que está pendiente la creación de un espacio de jardín maternal  y la puesta en marcha de una radio comunitaria.

“Yo creo que las posibilidades que tiene el centro de fomento si  bien no son infinitas si son muchas. Entonces cuando te pones a pensar en las cosas que pasan y todavía no están pasando la lista es larga”, concluye.

 

El club se sustenta con el pago de una cuota social mínima proveniente sólo de un tercio del barrio. Son mayores las voluntades de las personas que llevan adelante las actividades del lugar, los cuales  ponen a diario su tiempo y esfuerzo por llevar adelante este emprendimiento de inclusión social comunitaria y cultural.

Para este 9 de julio de 2016, mientras nuestra patria cumple 200 años de su independencia, el Centro de Fomento estará cumpliendo 47 años y espera a todos los vecinos y vecinas a festejarlo en el club, con una invitación que incluye, comida, música en vivo, sorteos y un cálido ambiente.

 

 

Related posts

X