“Belisario, el pequeño gran héroe del Cosmos”

“Belisario, el pequeño gran héroe del Cosmos”, es la primera serie animada en formato fulldome del mundo. Este formato es capaz de generar entornos inmersivos al ser proyectado sobre un domo — una cúpula semiesférica — de un planetario. El domo queda así impregnado por el contenido proyectado, el cual puede desarrollarse en tiempo real o pre-renderizado con animaciones por ordenador, imágenes de captura en directo, o composiciones del entorno.
Este proyecto tan grande fue realizado por un grupo de no más de 15 personas. Cuenta con el apoyo y el financiamiento de la Universidad de La Plata.

El director, guionista y productor de la obra, Hernán Moyano asegura que la UNLP confió plenamente en este proyecto que no tenía precedentes y gracias a ello pudieron llevarlo a cabo. Fue coproducido por el Planetario Ciudad de La Plata y los estudios Celeste y Cut To The Chase y fue financiado por el Centro Tecnológico Aeroespacial de la Facultad de Ingeniería UNLP
“Es muy importante para la ciudad y la universidad”, remarcó el director platense, quien detalló que se trata de un proyecto hecho desde la universidad pública, con muy bajos recursos y bajo la modalidad de software libre, que agrupa intereses educativos, de innovación tecnológica y de divulgación científica”
El 11 de abril de 1967, un roedor blanco y chiquitito, al que se lo vistió con un arnés diseñado especialmente a su medida logró volar a una altura de 2.300 metros a bordo de una cápsula que se montó sobre un cohete de diseño nacional, llamado Yarará. Se llamaba Belisario. Y se convertía en el primer ser vivo lanzado al espacio por Argentina, y que pudo ser regresado con vida. Esto posicionó al país como el cuarto en la materia, luego de Rusia, Francia y Estados Unidos. Los científicos argentinos habían desarrollado cohetes para incluir una pequeña carga útil, destinada a un proyecto biológico. Y al año siguiente, estuvieron a punto los sistemas para medir el ritmo cardíaco y de respiración del animalito que fuera elegido, a través del desarrollo de un micrófono que podía captar los latidos. En el Hospital Aeronáutico de Córdoba se diseñó la llamada “biocápsula”, como para recuperar al animal en buenas condiciones. El cohete Yarará era de entera fabricación nacional.
Y fue así como Belisario fue seleccionado de un pequeño grupo de ratones de raza Wistar, todos con nombres curiosos: Braulio, Benito y Celedonio. Belisario probó ser el animalito más adecuado para el experimento porque era el más dócil de todos. Lo fotografiaron como a una modelo y le diseñaron especialmente un arnés para inmovilizarlo sin hacerle daño.
Diez, nueve, ocho…y en la sala del planetario la luz se apaga para comenzar con la función, todo se agiganta y la realidad se nos hace más cercana. Ya estamos con Belisario y nos separamos ni un milímetro de él en sus andanzas.
Las Funciones son los Sábados, domingos y feriados de todo el año 15:30 y 18:00 en el Planetario La entrada es libre y gratuita (bono contribución opcional $30). Las entradas se retiran antes de la función y hasta completar las localidades (175 butacas). Recomendado para mayores de cinco años.

 

 

Related posts

X